Los ácaros que viven, crecen y se reproducen en tu rostro.

Estos microrganismos se alimentan de la grasa cutánea y ponen sus huevos dentro de los poros de la piel

loading...

Muchos pensamos que con solo lavarnos con agua y jabón estamos eliminando las impurezas y suciedades de la cara, pero lo cierto es que unos organismos diminutos, que son imperceptibles a la vista, habitan y se reproducen en la cara sin que nos demos cuenta.

Se trata del ácaro de la familia Demodex Folliculorum, que viven en los poros de la epidermis y se alimentan de la grasa cutánea que es producida por las glándulas sebáceas para proteger y evitar la resequedad de la piel.

Estos pequeños animales miden 0.3 milímetros y solo se pueden ver a través de un microscopio, ya que para apreciarlos a simple vista necesitaríamos 10 de ellos para poderlos ver del tamaño de la cabeza de un alfiler.

De esta forma, estos diminutos ácaros se ubican principalmente en las zonas de la cara en donde más se acumula la grasa como la nariz, el contorno de los ojos, la frente y la boca. Además, también se pueden encontrar en zonas como las pestañas.

El periodo de vida de estos ácaros es muy corto y solo alcanzan a vivir por unas dos semanas, sin embargo, a pesar de que se la pasan en los poros de la piel, salen habitualmente a aparearse en la superficie para luego regresar a poner sus huevos.

Los expertos han asegurado que estos microorganismos se reproducen en horas de la noche y a pesar de lo desconcertante que suena esto, no representan ningún peligro para la salud siempre y cuando sus poblaciones no aumenten de forma descontrolada.

En caso de que se presente un aumento desmedido de ácaros en la piel, generalmente se produce una enfermedad llamada demodicosis que se evidencia con la coloración de la piel, la cual debe ser tratada por un dermatólogo.

Un estudio de la Clínica Experimental de Dermatología evidenció que estos ácaros no defecan en el rostro sino que acumulan todo lo que consumen hasta que mueren. Además, estableció que los poros o folículos infestados pueden albergar seis ácaros a la vez, teniendo aún espacio para muchos más.

Finalmente, una investigación de la Facultad de Ciencias de la Tierra y Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol, liderada por el profesor Davide Pisani, evidenció que los ácaros y las garrapatas son parte de una misma línea evolutiva.

“Las arañas, con más de 48.000 especies descritas, han sido consideradas durante mucho tiempo como el linaje quelicerado con mayor biodiversidad, pero se han descrito 42.000 especies de ácaros y 12.000 de garrapatas. Entonces, si los ácaros y las garrapatas son una sola entidad evolutiva en lugar de dos distantes, son más diversas que las arañas”, explicó Pisani.

De esta forma, a pesar de que tratemos de limpiar nuestra cara con varios productos estos microorganismos seguirán siendo parte de nuestras vidas ya que es difícil eliminarlos.

so

Te puede interesar en video: Un jabón podría salvar la vida de millones de niños en Uganda, conoce esta esperanzadora historia.

También le puede gustar...